Ser aceptados por los demás es una preocupación que ocupa la mente de muchas personas. A casi nadie le gusta vivir en soledad, y aun las personas más solitarias tienen la necesidad de algún contacto con los demás. ¿Qué estamos dispuestos a hacer para que nos acepten?