“Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen.” Esas son palabras que Jesús de Nazaret dijo a sus discípulos. El primer pensamiento quizás al leer eso es “qué difícil”, pues humanamente tendemos a responder el mal con el mal.

Fernando Díaz nos habla en Cuaderno de Bitácora de la importancia de esas palabras y el significado que tienen para la vida.