Por donde quiera que miremos hay cadenas, cadenas impuestas por la sociedad sin que nos podamos siquiera plantear hasta qué punto no somos esclavos de ellas. De ello hablamos en Así es la vida.