En una sociedad tan herida por la corrupción y la deshonestidad todos claman por personas que tengan una marca de integridad en sus vidas. Personas cuyo sí es sí y cuyo no es no. Personas verdaderas en sus actitudes y comportamientos. En Isla Mujer hablamos de esa virtud tan necesaria, ser íntegra.