El discurso del rey es relato íntimo que va más allá de los tópicos de superación personal. Nos presenta la angustia de un Jorge VI, abocado a la corona, como de rebote. En su vulnerabilidad, descubrimos el poder de la debilidad.