Al ver la pequeña mesa en que se escribió El hobbit –que está en la universidad evangélica norteamericana de Wheaton–, difícilmente se podría imaginar la pasión que continúa produciendo esta historia, ochenta años después. El viaje de El hobbit es la vida misma. Así empieza José de Segovia su análisis sobre la película El Hobbit.