Si estás dispuesto a aceptar el fracaso y aprender de él, si estás dispuesto a considerarlo como una bendición encubierta, tienes el potencial para tomar una de las más poderosas fuerzas del éxito. Es lo que dijo Josef Zuckermann, y sobre este asunto Fernando Díaz habla con Enrique Angurell, siguiendo la reflexión sobre el libro “20 cosas que deseo que mis hijos sepan”.