Algo muy común en la vida de muchas personas es fijarse constantemente en los defectos y fallos de los demás. Hoy en nuestro Cuaderno de Bitácora hablamos de lo importante que es no juzgar a las personas de forma injusta y lo alejado que está eso del verdadero deseo de Dios.