Alguien dijo: “Tu propósito es agradar”. Pero, ¿a quién? Fernando Díaz nos habla en Cuaderno de Bitácora de la responsabilidad y la importancia de Dios en nuestras vidas.