Reflexionamos sobre nuestro patrón de pensamiento: ¿podemos cambiarlo? Lo que mantiene nuestra atención determina nuestras acciones. Estamos donde estamos y somos lo que somos por aquello en lo que ocupamos nuestras mentes. ¿Qué te parece esta afirmación?